Los menores y las redes sociales

Los menores y las redes sociales

Categoría: 

Hoy os quiero hablar de los menores y las redes sociales, porque estas tienen muchas cosas positivas, como poderte reencontrar con tus compañeros de colegio pero también tienen cosas negativas,  como no saber con quién estamos hablando. Aunque, por lo general, las redes sociales no son malas, depende del uso que hagamos de ellas.
 
Si tienes un hijo entre diez y doce años lo más probable es que ya tenga un teléfono móvil y si no es así, seguro que te lo ha pedido en más de una ocasión. ¿No me equivoco, verdad? A esta edad la mayoría de niños ya tienen un smartphone solo para ellos y seguro que un perfil social en Facebook o Instagram, y si crees que no es el caso de tu hijo es que a lo mejor lo tiene pero tu no lo sabes. Antes de que te des cuenta estará navegando por la red como pez en el agua y la manejará incluso mejor que tu.
 
Pero ¿sabes cuál es la edad mínima en nuestro país para abrir un perfil de Facebook o tener WhatsApp? 14 y 13 años respectivamente. ¿Son conscientes los menores del nivel de exposición que tienen en las redes sociales? ¿Saben qué peligros pueden encontrarse navegando por la red?
 
Es importante que el niño entienda las reglas de las redes sociales y para ello es imprescindible explicarle una serie de aspectos que muchos padres desconocen porque no son usuarios habituales de las redes.
 

¿Qué aspectos debemos tener en cuenta?
 
-Cuando se sube una imagen a una red social se pierde el control de ella y aunque un día se borre, esta permanecerá en la red.
 
-Configura con él la privacidad para tener los perfiles privados y que solo sus amigos puedan ver lo que comparte.
 
-Ayúdale a diseñar contraseñas más fuertes que las pueda poner él.
 
-Tener claro que los seguidores de las redes sociales no son amigos, ni tan solo son conocidos por mucho que hable con ellos asiduamente por las redes. En tu caso, es muy probable que conozcas a todos tus amigos en Facebook y que tengas el perfil privado, pero ¿haces lo mismo en twitter e Instagram o tienes los perfiles abiertos y no conoces a la mayoría de tus seguidores con los que compartes contenidos?
 
-No aceptar amistad de personas que no sabe quienes son. Es probable que el niño diga que es un amigo de un amigo, pero ¿lo ha visto alguna vez? ¿Sabe al 100% quién está detrás de ese perfil?
 
-No publicar nunca información personal aún teniendo el perfil privado.
 
-En el móvil es importante desactivar el sistema de localización, así al compartir una publicación no saldrá desde donde se está conectando.
 
-No conectar el móvil a redes que son gratuitas y sin contraseñas porque los hackers pueden conseguir información muy valiosa, como las contraseñas de las redes sociales y el correo electrónico. Supondría un verdadero quebradero de cabeza, y todo para ahorrarse unos megas.
 
-No compartir imágenes y vídeos con desconocidos. No sabemos quién está detrás de la pantalla ni tampoco como va a utilizar ese contenido.
 
-Y cuidado con compartir imágenes atrevidas y sensuales. Cualquiera que lo vea lo puede difundir por otros canales sin que el niño lo sepa.
 
-Enseñarle al niño que no todo lo que ve en las redes sociales es cierto, la gente no siempre está pasándoselo bien y siendo super feliz. En las redes sociales hay mucho postureo, lo expliqué en este post hace unos meses.
 
Es probable que ahora penséis que todo esto está muy bien pero que no tenéis ni idea de si vuestro hijo habla o no con desconocido y si tiene o no perfil en Facebook, Instagram, Twitter, Snapchat, Musically...Es vuestra decisión mirar el móvil de vuestro hijo para saber si está haciendo algo que no debería o si se encuentra con alguna situación incómoda.
 
Es importante que sepáis que una de las cosas que se está poniendo muy de moda entre los adolescentes son las redes sociales anónimas, aquellas que no hace ni falta registrarse para acceder a ellas y poder publicar contenido de todo tipo. En ellas se puede encontrar contenido de muchos tipos, desde conversaciones sobre el tiempo a conversaciones para mayores de edad. Para los adolescentes son muy llamativas porque se puede compartir cualquier cosa sin que la gente sepa quien eres.  
 
Y recordad que las redes sociales no son malas, depende del uso que se haga de ellas.